Un poco de historia

Barranco de Boixols, Poesía para los ojos

Cuando hablamos del barranco de Bòixols o del agujero de Bòixols, rara vez sabemos la belleza e historia que esconde este lugar.
Se trata del paso que se ha abierto a lo largo de los siglos el río de Pujals en el extremo noreste de la Sierra de Carrànima. Justo encima del agujero, a poniente, está situado el pueblo de Bóixols. del término municipal de Abella de la Conca, en el Pallars Jussà
Además de la espectacularidad del lugar, el Agujero de Bóixols marca el nacimiento del río Rialb. Justo al lado de mediodía del Agujero de Bóixols está la masía de Cal Plumero y el molino del mismo nombre.
Nos encontramos en el pueblo de Bòixols donde dejamos el coche en la plaza cortada por la carretera general L-511 en Isona. En un lado tenemos la Iglesia de San Vicente y al otro lado la casa más importante del pueblo, llamada Can Baró o hay Poca-Ropa.

Bòixols: (44 hab. 2008)

La historia de Bóixols coincide en casi todos sus pasos con la de Abella de la Conca, dada la inclusión de las dos poblaciones en el mismo término señorial de la Baronía de Abella, pero después n’individualitzem algunos de sus rasgos más propios.

La primera mención que se tiene es del 961, Buxiles, y la segunda, del 997, en unas afrontacions de la villa de Sallent, del término de Montanissell. Entre esa fecha y el 1110, prácticamente todas las menciones son referidos al castillo de Bóixols, situado en el extremo meridional del pueblo actual, en la colina que cierra el pueblo por aquel lado. A partir del siglo XII también es la iglesia de San Vicente, la que aparece en numerosas citas.

Iglesia San Vicente: Es un edificio de una sola nave cubierta con bóveda de cañón apuntada. Tiene dos arcos torales, además del presbiteral, y al este, como es preceptivo en el románico, está el ábside semicircular, exteriormente muy afectado por los añadidos que se han ido haciendo en el templo.
La puerta es ponente, pero se observan restos de la antigua puerta en el muro meridional. Una ventana abocinada centra el ábside, que en el exterior se abre a través de una piedra pómez rectangular. El aparato es hecho con sillares de piedra caliza del lugar, bien cortados y dispuestos de forma muy regular. Todo ello evidencia una construcción del siglo XII, pero con afectaciones muy importantes de los siglos posteriores, que la han desfigurado un poco.

Can Baró: La casa históricamente más importante de Bóixols es necesario Baró o hay poca-ropa (junto con falta Señor, que es donde se cobraban los diezmos de la baronía), y es la única casa del pueblo que queda al lado norte de la carretera, justo enfrente de la iglesia parroquial, bajo mismo de la escuela y cerca del cementerio. Tiene capilla propia, dedicada a San José, lo que evidencia la importancia que tuvo en otras épocas esta casa solariega. En efecto, el episodio que relataremos a continuación así lo demuestra.

Existe una leyenda para justificar la antigua esplendor de esta casa: poseían Minairons, los duendes mágicos del legendario mitológico catalán, seres pequeños que no pueden estar sin trabajar. Si no se les manda, destruyen todo lo que se les pone por delante. Como en casa Baró siempre les daban, de trabajo, se convirtió en una de aquellas casas ricas del pueblo, donde se dice que sus dueños pueden vivir sin trabajar. Cal Baró llegó a ser una casa tan acaudalada, que en la capilla de San José, después de la misa patronal, había una ceremonia que en demostraba la riqueza: los de cal Baró daban a cada pobre que fuera a llamar a casa en salir de misa un pan redondo entero, amasado y cocido en la misma casa.

El barranco de Bòixols nace el río Pujals, que baja del noreste y norte del pueblo de Bòixols, del Tossal de Cabrito, vertiente oriental de la Sierra de Boumort.
En la confluencia del río Collell, que baja de las laderas de la Sierra de Sillar, es decir, del noroeste del pueblo de Bóixols, es donde nace el río Rialp.
El Rialb (o río Alb o Riaup) Rialb «proviene de rivus albus, el» río blanco «por la gran cantidad de cal que llevan sus aguas.
Es un río afluente del Segre que tiene el nacimiento bajo mismo, en el sur, del pueblo de Bóixols, perteneciente al término municipal de Abella de la Conca, de la comarca del Pallars Jussà, y luego baja hacia la comarca de la Noguera , en el término municipal de la Baronia de Rialb, después de pasar un breve tramo por el término municipal de Coll de Nargó, en la comarca del Alt Urgell.

No hay referencias de la primera apertura del barranco principal, aunque se calcula que fue hacia 1989 cuando A. Carrión, L. Carrión, X. Vidal y D. Ruiz hicieron el descenso del río del Collell , también conocido con el nombre del afluente de Boixols.

A nivel deportivo, hablamos del barranco o uno de los barrancos más completos del territorio Catalán. La aproximación desde el pueblo nos deja con 10 minutos a una zona de descanso ideal para equipar y hacer el briefing de manera cómoda y en la sombra, lo que los meses de verano y con los neoprenos puestos siempre se agradece.

Toda la primera parte hasta el afluente transcurre por preciosas pozas de agua cristalina donde combinan toboganes y saltos para superar los obstáculos. Todos los resaltes están equipados, dando así alternativas más fáciles a aquellos menos atrevidos.

La Segunda parte del barranco, cuando oficialmente ya transcurre por el río Rialb, es la parte de cuerdas y destrepada. Es en este tramo donde encontraremos los rappels de 12 o 15 metros según la opción que elegimos. También hay alternativas para todos los gustos y niveles.

Poco después de este tramo y habiendo pasado por una zona de caos de rocas con formas divertidas, llegamos al último rapel o salto del barranco. Es el lugar paradisiec donde tumbarse en la playita del río y disfrutar de las vistas del nos deja su puente románico y los atrevidos que quieran dar el salto de 8 metros (siempre opcional)

Un poco de información interesante del puente y sus alrededores

Puente medieval, Molino del Puente y Cal Plumero
Cerca y debajo del pueblo, en el Forat de Bóixols, y un desnivel considerable, hay un interesante puente medieval del siglo XI, llamado también «puente del Penacho» en un emplazamiento bello y espectacular. Justo al sur se encuentra la masía de Cal Plumero y todavía muy cerca de ellos, a unos 100 metros, el Molino del Penacho, también llamado Molino del Puente o Plumero Nuevo, muy antiguo. Actualmente está restaurado y morado, con su molino de harina bien conservado y catalogado. La Casa del Moli del Pont ha sido restaurada con mucho cariño, utilizando piedra de la misma montaña; el nuevo tejado, de losas y madera, como se hacía antes, y una casa integrada en su marco natural y paraje inolvidable.

En este punto daremos por terminado el barranco. Es aquí donde siguiendo el antiguo camino y cruzando el puente llegaremos nuevamente al pueblo de Bòixols. La caminata nos ofrece una visión aérea del barranco y el puente, rodeado de las grandes paredes calizas que le rodean.

Quieres descubrir Bóixols? Contacta con nosotros