Parece que no quiere dejar de llover.

Los datos meteorológicos de este 2018 nos dejan registros espectaculares.
Parece que nos sobra agua, y parece también que no quiere dejar de llover.
Los caudales de los ríos, arroyos y pantanos nos pronostican un verano sin problemas de sequía, pero sobre todo nos pronostican, y así parece que será una de las mejores temporadas de barranquismo de los últimos años.

Los barrancos del Alt Urgell

Unas semanas atrás empezábamos la temporada como siempre con prudencia, pero este año, sobre todo, temerosos del agua.
Algunos barrancos que estamos acostumbrados a trabajar con niveles de iniciación habían aumentado el caudal de tal manera, que su descenso se convertía en trabajo por barranquistas ya experimentados.
La Fuente Bordonera en Organyà, baja tan alegre que todo apunta a que a finales de julio aún tendremos un buen caudal para disfrutar de su descenso.
Otros barrancos que normalmente están secos, como el Fontanella, tienen un buen chorro, y sobre todo, algunos puntos que lo hacen peligroso. Mucho cuidado con la marmita trampa del final!
El río Rialb esta temporada de barranquismo 2018, nos regala agua suficiente como para bajar desde el agujero del Bulí hasta el final del trekking acuático sin tener que caminar. Son espectaulares las formas que nos deja el agua y las cuevas del final del trekking que las vemos casi llenadas hasta arriba.

Hay que aprovechar la temporada de barranquismo 2018

Del mismo modo que hemos podido disfrutar una gran temporada de esquí, el deshielo de las montañas y las lluvias de abril y mayo nos dan una gran temporada de barranquismo 2018 cargada de agua, diversión y paisajes encantadores.
Habrá que ser más cuidadosos con la seguridad, habrá que adaptar mejor los descensos en cada uno de los barrancos, pero disfrutaremos también de una de las mejores temporadas de barranquismo de los últimos años.

Recuerda siempre ir acompañado de expertos en barranquismo y deportes de montaña. Los deportes de aventura son apasionantes, pero hay realizarlos bajo la supervisión de profesionales para minimizar los riesgos de accidente.