El Torrente de Gavarra estaría en el “top 3” de mejores barrancos del Pirineo con diferencia.

Esta es una afirmación que mucha gente cuestionará. Incluso, personalmente, hasta hace unos años, yo también habría cuestionado esta afirmación, es más, hubiera relegado a este barranco al grupo de “prescindibles”.

¿Como puede ser que un mismo barranco sea tan elogiado y, a su vez, menospreciado?.

Para comenzar enunciar que el Torrente de Gavarra es uno de los descensos más largos del Pirineo. Más de 6km de descenso, con una treintena de rapeles, resaltes, destrepes, saltos… hacen de este barranco un descenso en el que tendremos unas 5/6horas de actividad (sin contar aproximación y retorno). Esto exige que sea descendido por grupos reducidos y experimentados.

 

El Torrente de Gavarra es un barranco

El Torrente de Gavarra, es eso, un torrente; y como tal, su curso de agua es intermitente y torrencial. Es un barranco en el que encontraremos agua después de largos periodos de lluvia y/o tormentas torrenciales, básicamente, algunos días concretos en primavera.

Es de esos barrancos en los que no escoges tu las fechas para efectuar el descenso, sino que lo decide el propio barranco. De algún modo has de “bailar a su ritmo”. Has de esperar el momento justo.

 

¿Cuándo entrar en el Gavarra?

Por un lado, evitaremos entrar durante y justo después de fuertes periodos de lluvias torrenciales.
Si alguna vez habéis descendido este torrente, os habréis fijado en que hay gran cantidad de troncos y vegetación movida, partida y depositada en lugares inaccesibles; hace años, había algunas instalaciones completamente doblegadas, e incluso es fácil ver cambios de posición de grandes bloques de un año para el otro.
Todas estas señales nos indican que es habitual que se desencadenen subidas torrenciales de caudal, lo suficientemente bruscas como para mover arboles, bloques y doblar instalaciones.

Por el contrario, si esperamos demasiado, nos encontraremos lo que nos encontramos la primera vez que lo descendimos y llegamos a la conclusión que no haría falta volver, nunca más. Un torrente completamente seco, exceptuando algunas pozas de agua estancada y maloliente que te hacen valorar los tramos secos.

El periodo que separa un escenario, del otro puede llegar a ser de, tan solo, una semana. Por lo que “la ventana” favorable son unos días concretos al año. Eso sí, si se realiza el descenso en uno de esos días, disfrutareis de un barrancazo como ningún otro. Un unicornio.
Muchos de los rápeles son saltables (casi una veintena si los conoces, pierdes la cuenta), en agua cristalina, pasillos inundados y en un paraje extraordinariamente encajonado y vertical.

Pero, en este escenario ideal, hay un pequeño inconveniente. El final de Gavarra desemboca en el Río Rialb. Normalmente, si el Gavarra lleva agua, el Rialb baja muy fuerte y, según como, hasta peligroso.

Son muchos factores a tener en cuenta que reducen mucho los días factibles para realizar un buen descenso.

Desde SB CANYONING, os proponemos este descenso único, en la modalidad de descenso integral de Gavarra o de medio Gavarra.
Eso sí, realizamos el descenso tan solo en esos días concretos del año en que es posible.
Como no somos nosotros quién decide “esos días”, enviaremos una newsletter a todos nuestros clientes anunciándolo.

Si quieres estar al corriente de esta salida o otras, apúntante a nuestra newsletter AQUÍ:

 

Suscripción a Novedades de SB Canyoning

Rellenando este formulario te estás suscribiendo a las notícias de SB Canyoning

Se está enviando

¡Gracias por tu suscripción!